CONSEJO DE DESARROLLO SOCIAL EMPRESARIAL

Se encuentra usted aquí

¿Chile desarrollado el 2020? I+D+i es la clave y la respuesta.

Raúl Ciudad, Presidente del Comité I+D Consejo de Desarrollo Social Empresarial (CEDES)Vicerrectoría de Vinculación con el Medio - Universidad de Santiago de Chile

Durante los últimos gobiernos, incluyendo el actual, se han abordado temas relacionados con la ciencia y la tecnología que hicieron pensar que, finalmente, Chile tendría una estrategia país en esta materia que le permitiría avanzar con más celeridad y mantener la delantera en la región. Desgraciadamente, esto no ha ocurrido. Si bien, se han logrado hacer cambios parciales en estos temas, no se ha podido encantar a las autoridades de turno para tomar las decisiones estratégicas y construir este pilar fundamental y vital para el desarrollo del país, como lo es el aumento significativo de la inversión en I+D+i.
Chile invierte alrededor de un 0,5% del PIB, incluyendo la inversión del sector privado. Hay que decirlo con todas sus letras, es realmente una vergüenza que un país como Chile  “ostente” este nivel de inversión. Los países de la OCDE, organismo del cual orgullosamente somos partícipes, invierten en promedio un 2,4%del PIB, es decir, estamos aún muy lejos de esta cifra.
Los países alcanzan el desarrollo, no sólo vendiendo comodities o productos básicos, sino que generando comodities de alto valor, es decir, creaciones, inventos, diseños basados en el conocimiento, que resuelven los problemas de la gente a través de las diferentes industrias. Es el conocimiento y su aplicación el que da el componente de alto valor a las exportaciones de un país.
Hoy,  Chile se jacta de ser un gran “publicador” de las investigaciones que los científicos de nuestras universidades muestran en los distintos medios especializados mundiales. Y, aunque ha ido aumentando gradualmente el número de patentes chilenas, el número aún lo consideramos incipiente como para que mueva la aguja de lo que estamos buscando: desarrollo definitivo del país.
La comisión Philippi encargada por el Presidente Piñera para analizar el problema, generar un diagnóstico y recomendaciones, sostuvo que se requiere institucionalidad, representada por la asignación de un ministro en el tema, y un ordenamiento institucional de las diferentes reparticiones que existen en el gobierno y que hoy están totalmente dispersas.
Chile cuenta con varias industrias de corte mundial, por ejemplo, en el sector de la minería, química, forestal, frutas y vinos, por nombrar algunas, las cuales son la fuente de múltiples necesidades y problemas a resolver por parte de nuestros científicos en combinación con nuestros empresarios. Países como Finlandia, por ejemplo, cuando tuvieron que abordar este tema tenían solo un sector industrial en el que basar su estrategia, nosotros hemos sido favorecidos, con al menos cinco.
Entonces, parte de lo que queda pendiente por resolver tiene que ver con la necesaria relación Universidad - Empresa, la que en Chile funciona muy poco, es decir, es necesario generar el marco adecuado para que esto ocurra.
Respecto de los avances, podemos hablar de la ley  I+D que nació en el gobierno de la presidenta Bachelet y se modificó durante el gobierno del Presidente Piñera, pero, como hemos manifestado permanentemente a las autoridades, ésta es sólo una variable de la ecuación que no resuelve el modelo que Chile necesita para avanzar con fuerza en este tema.
Es fundamental que el nuevo gobierno de la presidenta Michelle Bachelet, decida adoptar este tema como estratégico para Chile, lidere la iniciativa y tome las acciones para que se logre destrabar el desarrollo de la ciencia y tecnología en nuestro país, clave y respuesta  para el desarrollo CHILE.